viernes, 4 de noviembre de 2011

chupate ésta

vivo en puerto madryn y ya había sufrido la desilusión de la cancelación del recital en la ciudad de trelew, con la entrada en la mano. de esta nueva cancelación me entero en el colectivo con el que recorrería 400km para verlos en comodoro. tuve que bajarme en trelew, a 70km de mi ciudad.

las entradas en comodoro tenían un precio altísimo. pero esto se sabe desde hace más de un mes, cuando se pusieron a la venta. cancelar el recital el mismo día puede ser un dolor de huevos para el organizador (y bien que se lo merece y se lo causaría yo misma si pudiera) pero es un castigo brutal para sus fans del sur de argentina, que sufrimos dos cancelaciones y, como en mi caso, tenemos además $200 invertidos en pasajes (pasajes que, como saqué con descuento por estudiante -vaya beneficio- no tienen devolución).
la guita no me sobra, eh? pero usé la que tenía guardada, la que gano laburando, la que tanto cuesta ganar y guardar, porque sentí que valía la pena. y que para qué sirve trabajar si no es para que nos permita vivir cosas intensas como ésta.

dejemos de lado la situación horrorosa de enterarme de esto mientras viajaba, con toda la estúpida ilusión y ponerme a llorar fuerte cuando hubiera querido llorar a los gritos.
dejemos de lado que siempre estuve de acuerdo con sus rebeliones, incluso con ésta, vaya paradoja.

¿saben qué decía el cartel que iba a levantar esta noche en el reci? "AQUÍ NADA DUELE". "aquí" era un estadio a pleno con residente agitándonos el cuerpo y la mente. pero acá donde estoy ahora, un locutorio deprimente de la ciudad de trelew... acá sí duele. tengo el puto corazón roto.

1 comentario:

ailén.- dijo...

que mierda flor. abrazo.