sábado, 27 de febrero de 2010

Boris Vian, Escupiré sobre vuestra tumba

Las chicas eran terribles. Tenían catorce años y ya se las arreglaban para que las toqueteara, y eso que no es nada fácil encontrar un pretexto para que te toqueteen mientras estás comprando un libro...

1 comentario:

Tachito dijo...

Esas chicas se merecen este piropò:

Te regalare, te regalare
un caramelo
blanco de limon
y en un papel yo dibujare
todo lo que siento
por vos.