jueves, 22 de octubre de 2009

el título puede ser "Nunca asistas a este tipo de fiestas" o "Ay, artistas de varieté" o "Gracias por los quince pesos, nosotros somos independientes"

sírvase el lector de votar por uno de ellos al término de la lectura.


esto no será una queja como si hablara de la cuenta de luz o el aumento del tomate. pero sí tocará esos temas: la luz y el tomate, el ser independiente, otras cosas.
varieté en mi casa, entrada 15 "pe". comida, bebida y teatro, sólo entradas anticipadas.
considero el mensaje como lo consideré al recibirlo. una fiesta privada, con entrada. con comida, bebida y teatro. varieté. "habrá para reir y llorar... de risa, claro" decía también.
durante la tarde envié mensajes, pregunté. ¿qué comida? ¿se bebe toda la noche? ¿es puntual?. esas y otras, respondidas vagamente: sandwiches, no morfina. cómprense una damajuana.
llegamos a la puerta. ex hostel de recuerdos bizarros. se abre una ventanita. nos piden contraseña. fiesta con contraseña, con entradas reservadas a nombre de miguel.
se escuchan unos acordes, guitarrista con pulóver de vicuña y pantalón a rayas.
un cartel. birra 10. fernet 10. sandwiches 7,50.
pienso diez minutos si fue mi error. si lo di por hecho demasiado pronto, si varieté en mi casa me sonaba a fiesta privada con comida en la mesa solamente a mí. j. y m. desilusionados. no quiero hacerme cargo del fracaso de la expedición. tengo a mi favor que intenté averiguar (quizás respuestas vagas a preguntas vagas, no sé).
el problema que presenta el implacable cartel se acentúa cuando m. presencia y transmite con vehemencia la siguiente conversación:
-un sandwich
-¿de tomate?
-sí
un-sandwich-de-tomate. para esto los payasos disfrazados de cocineros en el bufet. vendiendo birra 10 fernet 10 sandwiches-de-tomate 7,50.
y el tipo de pulóver de vicuña termina su acto. habíamos quedado detenidos en un banco. entre el bufet-birra-10 y la puerta que da acceso al salón atestado, presenciando la gente que salía a fumar. sandalias franciscanas con medias. halago excesivo. pantalones a rayas.
nos apretamos cerca de la puerta intercalando nuestra birra 10 con comentarios irreproducibles.

acto 1. música electrónica. un tipo de tiradores y nariz roja se empeña en mover el culo y empuña un escobillón. hace subir a una nena también con nariz roja. bailan. pasos exagerados, caras de asombro. los papis chochos en la platea. el público intentando encontrar lo sofisticado del acto. encontrándolo. risas y aplausos. se corta la música. nena y hombre agachado a su altura, se miran, ríen, se señalan. el hombre la busca, la ignora. la nena de cuatro años reacciona como una nena de cuatro años. risas y aplausos. la nena se aburre y se baja del escenario. telón.

vamos por otra cerveza. el payaso recupera su cara de culo. todos contentos por haber presenciado un acto de tal sofisticación. pero no se apuren, queridos espectadores... aunque no lo crean ¡aún hay más!

acto 2. la muchacha copada que nos pidió la contraseña, vestida de negro con un chiripá, está en el escenario (lo del chiripá no hace a la historia sino que funciona como calificativo encubierto).
el reflector la ilumina del cuello hacia abajo. específicamente a una mesita delante de ella. viene danzando entre sus manos una muñeca de vestido blanco largo. no es un títere, no es una marioneta. vemos sus manos, su cara, cuando susurra "pobrecita, la dejaron sola".
m. ríe. yo río. j. ríe. y los dos tipos cerca de la puerta ríen.
la muñeca llora. el público nos mira con desaprobación. no sabemos interpretar un drama, damos asco. la muñeca llora y grita hasta que le da vueltas la cabeza. ahora el público tiene permitido reir.
un juego de luces y la muñeca desnuda una botella bajo su vestido. y bebe dramáticamente hasta caer dormida. reímos con sonidos nasales. m. se babea. la chica del chiripá acaricia y acuna la muñeca, la apoya en su seno. telón.

qué profundidad, que expresiva, por dios. aplausos. reímos de indignación. andá a cobrar la entrada, tu birra a 10 "pe". pero por favor no vuelvas a sacar esa muñeca. leónides arrufat vestida de novia. drama barato.

acto (y birra) 3. una silla en medio del escenario recibe a un tipo con labios y nariz negros. ramito de flores secas. su boca forma un paréntesis hacia abajo. mira al público. cambia la posición de la silla tres o cuatro veces, mira distintos sectores del público sin cambiar la cara. se oyen las primeras risas. el espectáculo ha creado su público. mira las flores y las va nombrando como mujeres. balbuceos de payaso, ecolalia. llora. a este hombre tampoco lo quieren. bromea en su idioma con el público. y vuelve a llorar mientras suena un tema retro que confirma "soy un triste payaso". telón.

entre acto y acto me muevo al ritmo de una retrocumbia. pero nadie baila. parece que no hago otra cosa que malienterpretar lo que pasa a mi alrededor. estoy mareada. con m. nos reimos del ruido a meada que sale del baño.

acto 4. el payaso inicial arma una estructura metálica en el escenario. hace movimientos exagerados, se tilda mirando una lámpara. la gente ríe. luego el tipo se va. ¿cómo? ¿que sólo era un tipo preparando el escenario para el siguiente acto? ¡por dios, fue tan gracioso que por un segundo pensé que...!

el verdadero acto 4. una mujer caracterizada exageradamente para ir al gimnasio, se sube a la estructura que funciona como bicicleta fija. comienza con los clichés de beber agua con la toalla al cuello. el público ríe, asiente, se identifica desde lo más profundo. la chica usa un control remoto y se oyen programas de tv.
-acá afortunadamente suena mi teléfono y me ausento para atender la llamada de larga distancia- desde el patio puedo oir que el zapping se detuvo en una porno.
trato de esbozar un panorama de la situación a un tipo que me escucha a diezmil kilómetros, donde todavía son las once, caminando no muy recto por el patio. mientras, el remedo de gorda desprecia un alfajor en escena.

me pierdo completo el acto 5, pero escucho que la gente a esta altura ríe desaforada. llega m. a la parte más oscura del patio. con ella y j. compartimos un sandwich de tomate (por si no quedara claro al público lector, esto es pan+tomate). tiene una cantidad excesiva de salsa picante, algo verde que mi experto asesor telefónico define como jalapeño. todos parecen saber que el jalapeño es un chile, menos yo.
y ya nos vamos. parece que el medio acto 4 y el 5 que me perdí indignaron a mis acompañantes. o es simplemente que ya terminó lo que se ha denominado varieté.
ellos salen y yo me detengo en el baño. al salir, veo que j. y m. discuten amablemente con la señorita del chiripá, que tuvo la mala idea de preguntarles si disfrutaron la noche. le dicen que no les parece que la entrada costara 15 pesos, que el acto no les gustó. la chica está indignada y utiliza dos de los tres recursos de la gente sin argumentos:
1. tengo diez años más que vos.
2. me estás levantando la voz.
(el tercero es "me estás faltando el respeto", que no pudo aplicar porque no hubo insultos).
se le dice que no acepta una crítica. ella constantemente mira a cualquier lado buscando algún concurrente para saludar. en un momento despide a alguien diciendo "gracias por los quince pesos, nosotros somos independientes".
no quiero reconocer que la cerveza me hizo efecto. miro todo como en la tv. me indigno, respondo, pero las palabras sólo suenan en mi cabeza.
a la siguiente vez que nos ignora para buscar un asistente conforme, decidimos irnos.

Participe, lector, elija la opción correcta:
.Ante la expresión de descontento, la chica dijo: "Bueno, la próxima...
a- ...nos vamos a esforzar más"
b- ...cobraremos un poco menos la entrada"
c- ...vengan con mejor onda"
d- ninguna de las anteriores

Respuesta correcta:
d- "Bueno, la próxima, no los dejamos entrar"

7 comentarios:

Cuper dijo...

que suerte que no fui. lo que más me indigna son las franciscanas con medias y los pantalones rayados; realmente me ponen mal casi tanto como cuando veo a alguien con los lentes de sol puestos como vincha.

cuándo me vas a venir a visitar?

un saludo

cuper

jule dijo...

a la mierda.
(palabra de seguridad: "buying", "comprando".. ¿estará dios en el medio?).
madryn tiene ese tinte. ese tinte medio trucho.
voto por "gracias por los quince pesos.." como título.
y al menos esas noches generan la furia suficiente como para que nos, los lectores, podamos disfrutar de la furia en un buen relato.
besos grandes flor

maritza dijo...

juajaja jajajajaj!!! que bueno este relato, espero que no haya sido real. -maritza-

Alex Dukal dijo...

No han aprendido nada.

entrelosdientes dijo...

Merece la pena sólo por lo que me he reído leyendo el post...jaja

Me ha picado la curiosidad, y he retomado el blog, aunque no el mismo. Acabo de estrenar otro, que aunque no habla de nuestros mitos, sí lo de hace de otras cosas importantes!A ver si te gusta!

Un saludo, Paloma

post dijo...

jipis mayaas!!! eso te pasa por no ser serpiente alada nivel x


saludos
podés levantar si querés sin compromiso

melisadw dijo...

varias cosas:
* tengo un monitor que me mata la vista
* el asunto es demasiado largo
* me duele la cabeza
* ese dia tomamos demasiada birra
* las varietes son cosas de palito en el platito
* nosotros somos jevis metals
* y me voy que tengo hammmbre (como los de la varietééé) hay q darle el tonoo!!!!